viernes, 13 de junio de 2008

DE RABO A CABO

(TELETEXTO #2)

Al cumplir los trece años, cuando todavía mis pezones no proyectaban sombra alguna sobre mis pechos como tablas de planchar, mis padres –él, dependiente en un comercio de ultramarinos, ella, ama de casa hastiada y con obesidad mórbida- me plantaron un pastel de tres pisos frente a mi rostro prepúber y, emocionados, me ordenaron: ¡¡pide un deseo!! Y pedí, preansiosa, prepúber y premamona: ¡¡Quiero ser piloto del ejército!! ¡¡Quiero servir a la patria!! ¡¡Y quiero volar!! Atónitos, pero orgullosos de haber parido a un ser tan ocurrente y fascista, se murmuraron al unísono (y entre sí): “ya se le pasará”. Pero no se me pasó, como tampoco, no sé todavía por qué, mis pezones no lograron convertirse en ese sauce bajo el cual, al fresco, leía “Instrucciones para pilotar una avioneta”. A los diecisiete años, con mi virginidad intacta y con una madre con el estómago reducido –pero igual de gorda y amargada-, me alisté a M.E.T.E.M.E.T.U.R.A.B.O (Centro de Instrucción de Aeronáutica Militar de Badajoz), que por entonces ya era mixto. Ahí leí las segundas y hasta las terceras partes de “Instrucciones para pilotar una avioneta”, construí helicópteros de papel y se la chupé a medio pueblo (porque entonces Badajoz todavía no era ciudad). Después de tanto esfuerzo, logré ser, de los dos alumnos que éramos en clase, la primera de mi promoción. Mis padres, igual de atónitos que en mi decimotercero aniversario, me regalaron un Jhonny con tres ventosas y un lenguado de medio metro congelado y sin espinas. En ese momento, se convirtieron en algo más que un dependiente y un trozo de carne de trescientos quilos: ahora eran mis amigos. Poco después, condecorada y preparada para ser una mujer piloto, hice las maletas e inicié una nueva vida en Irak. Tenía dieciocho años, la edad ferpecta para instruirme de verdad y empezar a leer los diarios. O eso me decían mis superiores, especialmente Armando Rampas, un hombre erudito que, según decían los cocineros del cuartel, eyaculaba hacia adentro y sin hacer ruido. “Para ser cabo, hay que pasar por el rabo”, me susurraba los sábados Armando –quizás era judío, no lo sé. ¡Cuánta cultura!, ¡Cuánta bondad!, ¡Cuánto amor a la patria! Eso intuía yo por aquel entonces, porque, por aquel entonces, yo no entendía nada. Tampoco hoy, cuando, desde el S.A.C.A.M.E.T.U.R.A.B.O.Y.A.A.A.A.A (Centro de Reparación de Perforaciones de Rabos Gigantes de Aaaaalmería –otro pueblo de este nuestro país) escribo esta carta de despedida con el estómago reventado –que no reducido- por algo que en su momento creí que era un misil de la NASA china.
Padres míos, os quiero mucho.

Cabo Quilla

6 comentarios:

Zozobra dijo...

Deliciosa crónica. Me pregunto si tal vez Escribano hará una versión para tomar con el culo de su vida.

cuando badajoz era un pueblo dijo...

jejeje, acabo desayunarme unas risas... sólo puedo decir que al fin y al cabo, al principio siempre hubo un rabo.

Anónimo dijo...

qué vida tan dolorosa

es lo que tiene el Cuerpo

Borntokill dijo...

con este maravilloso y doloroso ejemplo de género epistolar me han asaltado 2 imágenes cinematográficas:

- Cristopher Walken, transportando un reloj para un anodadado Bruce Willis...
y
- Slim Pikens montando un obús-Jhonny agitando su sombrero tejano
volando hacia Moscú...


F.T.Q (bocaboca Productions)

polbín con rabo dijo...

Buaaa!!! Impresionante, Quilla, en serio. Me identifico plenamente (como aspiración, por supuesto) con tu visión rabínica (ejem) de la literatura y de la vida. Creo que ya te he dicho que quiero hacerme de tu club de fans, aunque me temo que ya esté lleno... Por decirlo en cinco palabras: flipo bombines en colores contigo. Ah, y deja ya de trabajar y ponte a escribir un libro de cuentos (o a publicarlo, vamos).
Una va-fan-quilla.

rotu dijo...

interesante rabadura...

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.