viernes, 30 de enero de 2009

La verdadera historia del Génesis Parnásico

-¿Pero qué pasa ahí? ¿A qué viene tanto revuelo?
- ¡Shhh! Van a dar la buenanueva, estese usted en silencio.

Se aproximaba la hora en que la pequeña Quilla cruza el oceánico cielo rasgando su oscuro manto y desnuda de tan impúdica manera al brillante Sargento que para todos reina en el cielo, asegurando la vida y el júbilo durante las horas que pasa esperando la vuelta nocturna de Eza Quilla, que cual Penélope, vuelve a tejer el tapiz que ocultará de nuevo a Pioje a los ojos de los siempre confundidos humanos.
Se aproximaba esa hora, y el Ogro retozaba como de costumbre en los lodazales del Parnaso, fecundando así, con las esporas adheridas a su verde y escamosa piel, la tierra que a los hombres nutre.
Y andaba también, a aquella hora que parecía no querer llegar, la tierna Enana cantando tan a viva voz, que con su aliento formaba una suave brisa que recogía y transportaba las semillas fecundadas por el Ogro y las depositaba en los lugares más propicios, cerca de arroyuelos y cosas por el estilo.
Podía verse también por esos lares, al concienzudo Burrot, que sin descanso avivaba cual si fueran ascuas los ánimos de los animales para que estos no quedaran parados, sin actividad alguna ni beneficio para la tierra que tiernamente los tenía encima de sí y los alimentaba con los frutos de nuestro amado Pere Rovira, quién los producía a borbotones, pues cada vez que hablaba salían de su boca pequeñas piezas de fruta que al crecer llegaban a alcanzar los dos metros de diámetro, con las cuales, como se ve, podía alimentarse sin problemas hasta el ogro más glotón. Aunque ya sabemos que el manjar más codiciado por éste son las tiernas Enanas, por lo cual, S.M.R. la Enana (sic) andaba muy a la greña con él, y se quejaba continuamente al Dr. Garpesiano, doctor, como sabemos, de filiación freudiana, que contínuamente le decía a la Enana que sufría de un complejo de Edipo a la inversa y que probara a ir siempre haciendo la vertical.
Marta Polbín no podía faltar a tan excelsa cita y paseábase por el Parnaso, como digo, a esa hora en que Pioje realiza su particular streaptease, vertiendo sobre la tierra una sutil aureola de belleza que todo lo cubría y a todos embelesaba llevándoles a realizar la cópula allí dónde se encontraran y con quien fuera o con lo que fuera. A Rotura, cuya más preciada ocupación era cuidar de las cositas pequeñas, le sorprendió este momento junto a una bella mariposa cuyas alas jamás se repondrán.
Anica Ratt y Zorra Alevín estaban juntas, no es necesario seguir, puesto que recordais que por allí pasó Polbín.
Pues justo en ese momento, como decía, con todas estas circunstancias sucediendo a la vez, pasó Zozobra provocando un corrimiento de tierras como jamás antes se había visto, y los muy azorados dioses, creyendo que ese era el fin, pusiéronse a beber como cosacos, olvidando sus dones a un lado y cayendo en el más profundo alelamiento, producido, sin duda, por los efectos de la cópula y el alcohol.
Fue entonces, que de la fracturada tierra emergió un nuevo dios, que viendo lo desastroso de la organización divina que allí reinaba y, no vamos a negarlo, con una buena dosis de pedanteria, soberbia y prepotencia, que acababa de recoger del paquete de dones abandonado por ahí por uno de los dioses, les destituyó de sus naturales quehaceres y les encomendó la tarea de, en adelante, ocuparse sólo de crear obras maestras.
Es fácil deducir, y no dudo que ustedes lo habrán hecho ya, que el nombre de este nuevo dios procede del estado en que se encontraban los otros cuando él apareció, hace hoy, 30 años.

3 comentarios:

El Gordo Lies dijo...

¡Cielo Santo! Tras largos días de agonía ante la sequía bombinácea por fin llueve torrencialmente y al salir del arco iris caminan los caracoles y florecen textos como setas. Dios bendiga a nuestra Leli que obra tantas y tantas milagrerías y es tan pródigo en su inspiración que allí lo tiene el Magnánimo en su seno, a la de la derecha del Empire State.
Por cierto Zorra, ya veo en su escritura algún tipo de coincidencia competitivo que empieza a mosquearme. Todo el mundo sabe que no hay hechos más verídicos que los míos, y ahí está wikipedia para comprobarlo. No obstante me halaga que copie usted a los maestros, así es como empezó un servidor. La felicito por su cosmogonía pero no dude en emplear en próximas entregas algo más del triángulo característico autobombástico: Soberbia, Orgullo, Prepotencia (en cualquier orden que encuentre)

Anónimo dijo...

El alelamiento en la época de la reproductibilidad técnica es sospechoso siempre de apatencias triunvirales. So Verbio, Ogrullo i Perepontcia fueron los demonillos que asistieron el parto.

Que hermosa cosmogonía, que definitiva libación! Tras el texto Quillo que inició los estudios autobombásticos, ahora llega esta Zorra Avérnica para consolidar los cimientos del paraíso. Como diría Beverly: Amazing...

con gratitud, falsa humildad y lagrimillas

aleli

polbinita dijo...

I haven't words, my God! Ay, si de todo lo que cuenta la Zorrita algo pudiera ser mentira, pero es todo tan repajoleramente cierto... Allá los que quieran seguir soñando, en vez de aferrarse a las verdades de las crónicas autobombásticas!!! I love you, autobombastix...

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.