lunes, 18 de abril de 2011

Arquitectura locuaz


A Leli, en su búsqueda de la ruina urbana



No diré el nombre baudelariano,

en cuya errancia de pupila y verbo,

se levanta la ciudad moderna.

Se trata, apenas,

de un Hermenauta cansado

que surca distancias desiertas,

que remonta las viajas trazas

de un bosque de símbolos tachados:

puertas tapiadas, arcos ciegos,

ventanas que dan a muros de ladrillos,

tan barlebyniamente que invitan a no hacerlo.

Pertinaz persistencia de la columna aislada,

atlante superfluo,

que con los pies en la tierra

aguanta el techo de nubes y cielo.


Paseata que acaba siempre aquí:

el callejón sin salida resuelto

en el cristal de un escaparate velado.


Burrot

5 comentarios:

leli dijo...

uala! he oido que alguien tiene prefacio para una tesis?

Xavier dijo...

i paseata em mola molt

Ella dijo...

Qué bien que ahora "solo" se pueda escribir siempre sin acento en todos los casos.

Dota al vocablo de una polisemia mágica.

(No estoy triste)

ZRRR+X dijo...

A mí me duelen los chichones de tanto no ser, de tan locuaz no poder avanzar, será el léxico un traba o un escondite el sinónimo, pero me gusta la palabra que no se dice aquí














bombín

sigue la polbina con su retraso dijo...

Y yo digo que el Burrot está que se sale y animo a todos los autobombásticos a que lean sus últimos relatos y apoyo al que haya eliminado el quinto comentario (eso no es censura, eso es justicia poética) y me comento dos términos del poema: "Hermenauta" es todo un hallazgo, pero preferiría "bartlebyniaNAmente" a "barlebyniamente", llamadme purista... ;-)

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.