jueves, 21 de agosto de 2008

Tarot y Nacionalismo III: Historia de las implicaciones astropolíticas del Curandero Pera y Tarot Rovira

Conferencia modificada no leída en el III Congreso Internacional de Autobombo
Por El Ogro del Sí

La mayoría de los aquí presentes se preguntará qué relación se podría suponer entre materias tan distantes y peregrinas como el tarot y el nacionalismo. "¿Pero qué demonios puede tener que ver la supuesta correlación de la influencia de los astros en el devenir de una persona o colectivo y la ascensión de los sentimientos nacionalistas desde mediados del siglo XVIII?" me comentaba un compañero a resultas de la convocatoria de este congreso ¿A quién se le ocurre que pueden relacionarse temas tan dispares y ufanos? Para todos los que piensen como este camarada les haré un resumen de las relaciones que han tenido los grandes caudillos del nacionalismo de la historia universal con los arcanos y cómo las grandes decisiones de la historia y la conformación de las naciones han tenido su origen en la disposición de los arcanos sobre el tapete.
En primer lugar hablaremos de Napoleón, que entre sus compañeros de orden se hacía llamar, “Agnatión”, el que hace nacer, o el hacedor de naciones, aunque algunos también lo identifican con el incendiario de naciones confundiendo agnatur (ad + nascor: nacer) con ignatur. De todos es conocida la afición de Joséphine de Beauharnais primera esposa del emperador, por la cartomancia. Lo que pocos saben es que su interés fue inducido por el lugarteniente real de Napoleón, Astrágalo, famoso tarotista en la sombra e intérprete de las runas, que aconsejaba al emperador en todas las decisiones importantes, sobre todo en lo referente a batallas y a uso de tácticas de ataque en la guerra. La destitución de Astrágalo fue además un hecho de importantes consecuencias para el desarrollo de la historia de Europa, tal como hoy la conocemos, ya que era él el único de los consejeros militares que se oponía a la invasión de Rusia.  Astrágalo había usado el tarot celta  (variedad cartomántica de las populares runas) y probado con varias tiradas: “La Gran Triada”, “El cuadrado”, "La Cruz Celta", “La pequeña triada, “La Cruz Cristiana”... en todas ellas la  carta correspondiente al Loco salía boca abajo, lo que refiriéndose al futuro y a empresas a realizar, supone fracaso seguro, sin posibilidad de reversión. Astrágalo usó a petición del propio Emperador el tarot de Fournier a la marsellesa con los mismos resultados. El Emperador, que por aquella época estaba en el máximo apogeo de sus delirios de grandeza, decidió que no había ningún poder que estuviera sobre él, y que si él era el contacto primero con el Divino y estaba por encima del Papa, qué había de decirle un adivinador de pacotilla sobre el destino de la humanidad. Astrágalo fue destituido y pasado por la guillotina. Las consecuencias de este acto no es necesario recordarlas, si bien nos queda claro que los principios de los nacionalismos, o al menos del francés, tal vez el más exacerbado e influyente de todos, vinieron de la mano de la astrología.
Hablemos ahora de los primeros esfuerzos unionistas de la actual República italiana.  Cavour recibió  a través de los sueños instrucción cartomántica de las manos del afamado parapsicólogo Aleister Crowley, a pesar de haber nacido este veinte años después de la muerte del conde.  Cavour consultaba la baraja cada día  y no salía de casa si  Crowley le decía que los astros no favorecían el día. Ya en vida, Crowley empezó a aparecer también en lo sueños de  Mussolini y le conminó a crear una comuna de espíritu libre. Lamentablemente el dictador  italiano interpretaría erróneamente su mensaje y haría exactamente lo opuesto. El propio Hitler creó las Waffen S.S. por  intervención de Himmler, su tarotista particular, y confiaba todo su poder en la famosa lanza de los Habsburgo tras la pérdida de la cual decidió suicidarse. Es de este hecho de lo que da cuenta la canción de John Lennon “God”. E incluso el caudillo español Franco rechazó las ideas raciales del führer por consejo de Espartero otro tarotista eminente. 
Pero es en la historia contemporánea donde las relaciones entre tarot y nacionalismo aparecen de forma más clara y contundente. Repasemos la más reciente guerra europea, la que se dio en los Balcanes en los noventa. Milosevic, un antiguo jefe de las juventudes comunistas, organizó concentraciones masivas como si se tratara de recuperar prácticas estalinistas.  Su asesor era Ridicular Kiromantovic, un experto tarotista que se había  educado en la escuela del mismísimo Crowley. Ahora no se dedicaron al culto a la personalidad sino contra el supuesto genocidio de serbios en Kosovo. Era ésta la región donde había tenido su germen la resistencia de los serbios contra los turcos. En esta región entre el 80 y el 90% de los habitantes son albaneses, de modo que había casi tantos en ella como en la propia Albania. De acuerdo con la Constitución, los poderes que tenían los kosovares eran muy limitados, de modo que carecían de policía y de la posibilidad de asumir la dirección de sus cuestiones económicas; pero ante las protestas, incluso esta mínima autonomía fue suspendida por Milosevic, al que Kiromantovic  había aconsejado tras consultar los posos del café.  
A Karadzic, el que fuera líder político de los serbios de Bosnia, acusado por el TPIY de genocidio en Srebrenica, asedio de Sarajevo y otros graves crímenes contra la humanidad cometidos durante la guerra bosnia (1992-1995) lo conocían como un curandero llamado "Pera" (hecho no desdeñable para nuestro colectivo).  Bosnia había sido una invención de Tito para contrapesar la hegemonía de Serbia, pero fue el Tarot de los Angeles el que le había inducido a ello.  Con Pera los dos caminos entre los que entonces tuvieron que elegir los pueblos de Yugoslavia fueron o bien un programa de reforma desde arriba como vía hacia la economía de mercado, que es lo que la carta del colgado prescribía, o un Estado autoritario dominado por una ideología nacionalista y populista, que era lo que designaba la del diablo bocabajo. Los dirigentes serbios llegaron a una identificación completa con la Iglesia ortodoxa, aunque no por ello dejaron de lado la adivinación de los arcanos.  De hecho reinterpretaron la Constitución de 1974 según la cual los asuntos de Estado estaban vinculados a las cartas. Esto se produjo gracias a un cambio de baraja y de tirada. Los serbios optaron por la “tirada del pozo”, en la que se consulta la sabiduría de 15 arcanos mayores. De ahí, la intervención en las dos provincias autónomas, la sustitución de quienes ejercían el poder por personas impuestas por Milosevic y la imposición como himno nacional de uno exclusivamente serbio compuesto con la narración de la carta astral de Pera, cuya traducción sería: “Nací para vivir sin caer/este cuerpo no morirá jamás /él no nació solamente para oler las flores /sino también para incendiar, matar y reducirlos al polvo…”. Convertido en un ícono para los ultranacionalistas serbios, el “carnicero de Srebrenica” y de Sarajevo aspiraba a aniquilar a todos los no serbios de la dividida Yugoslavia.  Las cartas así lo habían dictaminado.
De todos los juegos, es el póquer el que Radovan Karadzic, igualmente apasionado del ajedrez, ha preferido desde siempre. Un hombre que es ante todo un maestro del engaño, que desafió al mundo desde su feudo montañés de Pale, su residencia en las afueras de Sarajevo. Durante la guerra de Bosnia-Herzegovina (1992-1995), el “presidente” de la “República serbia de Srpska”, melena entrecana siempre rebelde, jugaba al póquer hasta el final de la noche, en su chalet, con sus ministros y consejeros, mientras bebían botellas de alcohol de ciruela. No todos conocen que el propio Milosevic le había enseñado todo lo que sabía a través de la cartomancia y que cuando Karadjic se quedaba solo sustituía la baraja francesa por una de tarot turco y hacía sus propias adivinaciones.
A mi modo de entender estos son datos suficientes para ligar estas dos materias conceptuales, aparentemente sin relación alguna. No creo que sea necesario hacer un examen más profuso de los líderes nacionalistas actuales. No obstante animo a todos a que se sorprendan haciéndolo. Mi último hallazgo como investigador fue encontrarme con el verdadero nombre del líder del partido nacionalista catalán, Esquerra Republicana. Sí, habéis adivinado bien, su nombre real es José Luis Tarot-Rovira. No quisiera abandonar mis disquisiciones ni cerrar nuetro congreso sin hacer referencia al reconocido psicogeneálogo Alejandro Jodorowsky quien, siguiendo a Fromm opina que el nacionalismo se entiende como un nudo incestuoso en el ego intelectual.  

*No soy amigo de las relaciones gratuitas y banales. Sin embargo, dada los extrañas vínculos descubiertos hasta ahora, creo que no estaría de más iniciar una investigación de asuntos internos acerca de nuestro insigne miembro Pere Rovira 

11 comentarios:

el ogro del sur dijo...

Publico ahora esta entrada atrasada ante el reclamo popular que pide la transcripción de "The Bloody Bucket", también llamado "I'm your man" o "La bohème de Nueva York" o "Chinatown en Broadway" o "Yo venil aqui pala pillal cacho"

SS Acarin dijo...

y para las próximas elecciones,
¿consultamos a Aramis Fuster o a Rapel?

paulauster dijo...

este pere siempre me m=parecio sospechoso...uhmmmm

colectivo autobombo dijo...

Efectivamente Paula. Una persona que toma como anagrama su propio nombre solo puede ser un topo. En cuanto a los tarotistas yo prefiero a Octavio Aceves, por su asento, más que nada

El Burrot Tarotià dijo...

Braaavo! Es hora de que empiecen a caer máscaras y mascaradas.

polbina dijo...

Yo, la verdad, me pierdo bastante con tanto anagrama apócrifo. ¿Para cuándo el Diccionario Autobombástico? (Sí, lo reconozco, es una idea genial, es lo que tiene dormir la siesta. Un diccionario de temas autobombásticos, definición y catálogo de nosotros y nuestras actividades; con la ventaja de que puede ser perfectamente colectivo -aquel que quiera pueda escribir una entrada- y definitivamente en construcción...)

colectivo autobombo dijo...

Diccionario Autobombástico: (SS) Acarin= Le Mans
Lo que quiere decir: el que siembra dudas, recoge majestades en el circuito de los arácnidos pequeñitos.

colectivo autobombo dijo...

Diccionario Autobombástico: (SS) Acarin= Le Mans
Lo que quiere decir: el que siembra dudas, recoge majestades en el circuito de los arácnidos pequeñitos.

Antartica dijo...

Me ha subyugado este texto de prosa vaporosa y política clarividente. Gracias.

Arriba l'11/9 dijo...

Espléndido. Alucino con usté señor Ogro. entiendo que no tiene nada que ver ni con abanderados con banderines ni cart(er)istas del 902pero me afilio a su partido ultrafundamenacionalista sin pestañear.

fruitman dijo...

:) :) :)

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.