sábado, 5 de julio de 2008

Pepe Enroque, comentarista deportivo (crónica desempolvada)

El inicio del verano es época de cambios en el armario, guardamos la ropa de invierno y sacamos con regocijo las frescas telas veraniegas. Y entre tanto meter y sacar, uno acaba desempolvando prendas que ya tenía olvidadas. Así que, envalentonado por los ánimos capciosos de Anica Ratt, he aquí mi humilde contribución a esa salida masiva y desacomplejada del armario que estamos llevando a cabo con nuestras crónicas deportivas: un vaporoso suéter que tejí hará cinco o seis años y que ahora saco del armario con su inevitable olor a naftalina... (Siento repetir deporte, pero es lo que hay, camaradas.) M. P.

“Buenos y buenas tardes señoras y señorees… Amantes y amantaas de este paradójico deporte que sólo produce agujetaas en las neuronas… Les habla Pepe Enroquee, desde Radio Nacional de Españaa. Hoy, para todos ustedees, la gran final del campeonato mundial de ajedrez que enfrenta al ruso Vladimir Crapulentov contra el kazajstaní Anatoli Dudov. Dos de los más excelsos ajedrecistas de los últimos años, sin duda alguna… En breves instantes, la gran final: Crapulentov con piezas blancas; Dudov, con las negras. Los dos contrincantes se miran, se observan, se escudriñan. Por fin se dan la manoo. Crapulentov, cortésmente, le desea suerte a su rival: “Iob tvaiu mat”[1]. Y empieza la partidaa… Crapulentov agarra con fuerza el peón de rey y lo avanza dos casillas… descargándolo con tal fuerza que todas las demás piezas se ponen a temblar… Dudov, acongojado, no se atreve ni a respirar. Es su turno, pero no mueve. ¿Tan difícil es la primera jugada? No se puede dudar tanto en el primer movimiento, porque entonces se desperdicia tiempo para cuando la partida se torne más complicada. Pero no mueve: está indeciso, damas y caballeros. Pasan los minutos inexorablemente. El tiempo se agota. Cada vez queda menos… es incomprensible lo que está pasando… Dudov está petrificado, unos segundos más y habrá perdido la final mundial sin haber movido ni una sola ficha… esto es alucinante… En cincuenta años que llevo retransmitiendo este deporte nunca jamás me había encontrado con nada semejante… Finalmente Dudov levanta la mano… por fin, quedan tan sólo diez segundos para que caiga la bandera… parece que va a mover su peón de reey… ¡pero no! ¡¡Señores y señoras!! Acaba de coger su rey y… ¡¡¡lo derriba!!! ¡Lo nunca visto, acaba de rendirse en la primera jugada! Realmente, Anatoli Dudov es asombroso, nunca había visto una mente tan impresionante… Sin duda acaba de ganarse un sitio de honor en el pabellón de los más grandes jugadores de ajedrez de todos los tiempos… Su mente es tan prodigiosa que ha podido calcular todas las jugadas que seguirían con total seguridad al primer movimiento de su rival y al ver que perdería ha tenido la dignidad de rendirse y pasar de este modo a la posteridaad… ¡Impresionante, damas y caballeros, la partida que acabamos de presenciar! Hasta la próxima semana, Pepe Enroquee, en Radio Nacional de Españaaa…”

Al sacar el suéter, he visto que en el fondo del cajón había un cinturón con forma de cita. Decía: “El ejercicio físico desarrolla los músculos. Pero el culturismo hipertrofia una parte del cuerpo en detrimento del todo. Y los ajedrecistas son culturistas de la mente. Por eso jugar bien al ajedrez suele ser un signo de inteligencia, mientras que jugar muy bien suele ser un signo de estupidez”, Carlo Frabetti.


[1] Si no recuerdo mal, se trata de una frese rusa que saqué de un cuento de Slawomir Mrozek y que significa, más o menos, “que se follen a tu madre”. (Si hay algún Freixa suelto por ahí que pueda corroborar esto, le agradeceríamos que se pronunciase.)

4 comentarios:

el ogro dijo...

Que bien que te desempolvas polbina, cuanto más pol vo sacas más me agradas. Por cierto, la frase de Mrozek significa literealmente: "a tu madre le dio ayer por culo mi caballo tordo, que es un macho reventón", que tío el Crapulentov, cómo se lo calcula todo.

puntualelizando dijo...

estás seguro, Ogro? En la traducción de Freixas de Plutonov ed. Eslavazados, 'mat' se traduce como 'potro percherón de falo picudo'...se parace, cuizas, pero no es lo mismo...

polbina desempolvada dijo...

Jajaja, qué perspicaces sois, camaradas Ogro y Leli! Pero lamento deciros que acabo de recibir el siguiente telegrama procedente de San Petersburgo: "Iob tvaiu mat es el comienzo de un versículo de la traducción rusa del evangelio según San Mamés. Stop. Significa simplemente 'Job mató a su tía'. Stop. Atentamente, el Eslavón Perdido. Stop". Estoy completamente desconcertado...

burrot amb pols rera les orelles dijo...

Ay martita, siempre me han gustado tus minifaldas. Desenpólvanos todo lo que puedas, que es un lujo leerte siempre.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.