domingo, 30 de diciembre de 2007

Haz una Kbeza visible

Cuando Doris se perdió,
el Ogro sí babeaba allí.

2 comentarios:

el autor dijo...

Haz un comentario visible

Anónimo dijo...

¿Se trata del Ogro tras haber pasado sus puños por las páginas de Osvaldo Soriano? ¿O por las calles de Sin City?

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.